Quienes Somos

La tarea de la Izquierda Cristiana ha sido contribuir a la construcción socialismo en Chile durante cuatro décadas, mediante el aporte de fuerzas de inspiración cristiana y humanista, con un carácter democrático y pluralista. Las mujeres y los hombres que hacemos esta comunidad política, buscamos construir el socialismo inspirándonos en los valores cristianos y humanistas, nuestra vocación es la de servir a las reivindicaciones de los pueblos oprimidos.

Las ideas que reflexionamos surgen hace mucho tiempo y se han expresado en todas las acciones colectivas que se revelan contra la esclavitud, la explotación, el racismo, la injusticia, el machismo, el imperialismo, la xenofobia y el genocidio, muchas personas han dejado su legado, Lautaro, Caupolicán y Galvarino en contra de la usurpación, Gabriela Mistral poetizando la mirada amerindia de la existencia humana, Camilo Torres Restrepo enseñándonos que leer pensando es mejor cuando se hace junto al campesino, y Oscar Romero abriendo la comunión a todos los que apoyan al pueblo; y nosotros, desde 1971, construimos la organización Izquierda Cristiana para colaborar con el gobierno de la Unidad Popular encabezado por el compañero presidente Salvador Allende.

Hemos mantenido nuestra fraternidad aun cuando caíamos junto al pueblo chileno y latinoamericano durante las dictaduras, ahí están los martirios de Pedro Mariqueo, Gerardo Poblete, Joan Alsina, Miguel Woodward, André Jarlan, Antonio Llidó; aun en el tiempo de la barbarie, el abrazo bien apretado nos caracterizó como herman@s desde entonces, y así los difundimos junto a otr@s compañeros y sus grupo, organizaciones y movimientos políticos.

En esta época de democracia neoliberal galopante y profunda, y al igual que hace más de cuarenta años, nos sumamos a construir con las mujeres y hombres que toman conciencia y se organizan para dialogar, ejercer la democracia directa y poner en marcha las soluciones a los problemas comunes.

La necesidad de construir la cultura de una nueva sociedad bajo el principio del buen vivir, comprende la creación de un estado democrático basado en el reconocimiento de las comunidades básicas que se relacionan entre sí y que reconocen en el estado la función de la gestión global en la planificación y desarrollo de la nueva cultura y en su capacidad para resguardar los derechos fundamentales y el cuidado del medio ambiente. La transformación del Estado, implica la re-conceptualización de la participación democrática que actualmente se limita a la elección de autoridades y por lo tanto, la construcción de una democracia real implica la institucionalización de la más amplia participación de las comunidades en todas las decisiones, dentro de un régimen de pluralismo ideológico, político, cultural y religioso.

Te invitamos a participar con nosotros.

Ven, seremos

Compartir esta Noticia:

subscripción

SUBSCRÍBASE

Delivered by FeedBurner

REDES SOCIALES