Jóvenes de la Izquierda Cristiana participan en el Encuentro Ecuménico Nacional de Trabajadores Cristianos en el Contexto de la Visita del Papa y los 500 años de la Reforma Luterana. “Por un Chile Ético y Democrático”.

01 Nov 2017

El pasado sábado 21 de Octubre se realizó el Encuentro Ecuménico Nacional de Trabajadores Cristianos en el Contexto de la Visita del Papa y los 500 años de la Reforma Luterana. “Por un Chile Ético y Democrático”. 

Convocado por CONUTT-GGTP-FESINEM-FENAMA/Manipuladoras de alimentos-Sindicato de Trabajadoras de Casa Particular-Frente de Trabajadores de Trabajadores Nelson Quichillao-Union Obrera Campesina UOC-Sindicato Nacional Siglo Verde-Sindicato Fruna-Sindicato Golden Clean-Sindicato AGROSPEC-Sindicato Teara Food-Sindicato Interbake-Casa de la Mujer Gabriela. Patrocinado por la Revista “Reflexión y Liberación”, Corporación Cardenal del Pueblo, Iglesia Evangélica Luterana (I E L CH), el Centro Cultural Pablo Neruda y la Federación de Sindicatos Zona Norte (FESINOR).

Nuestra Coordinación Nacional de Juventudes fue invitada cordialmente a participar del encuentro, en el cual se colaboró en su organización y difusión, como también se entregó un saludo y un discurso de nuestro compañero Alonso Salinas.  

De este encuentro, único en la historia de Chile, que llegó a ser incluso difundido por las redes oficiales del Vaticano en Roma, representó un recordatorio de la Obligación Moral de las y los Cristianos en Política; el deber por la Justicia Social y nuestra Opción Preferencial por las y los Trabajadores de la Humanidad. Se llamó a la unidad, se planteó desde las juventudes un plan de acción y se elaboró junto a los diversos convocados un Manifiesto que representa la lucha histórica, los nuevos desafíos, las posiciones y objetivos del movimiento sindical actual.

“Hemos perdido mucho en este país. Perdimos a Recabarren, a Clotario, a Manuel Bustos. Perdimos organización obrera y campesina, derechos, familias y sueños.

Pero ante cualquier diagnostico y decepción, la historia no ha terminado; miles de trabajadores, pobladores, mujeres, estudiantes y desempleados se han movilizado por todo el mundo, en Francia, España, Turquía, aquí en Chile. Pues no queda nada que perder o miedo alguno en este sistema neoliberal.

Hay que recuperar nuestros derechos perdidos (…)

No nos basta con que haya una moneda de 500 pesos de Raúl Silva Henriquez, uno, dos o tres curas obreros. Hay una Obligación Moral del cristiano por superar esta Sociedad de Clases y este Sistema Capitalista (…) Hay que decir sin miedo, hasta conseguirlo, lo que señalo el Papa Francisco en el primer Encuentro de Movimientos Populares el 2014: Digamos desde el corazón, ningún campesino sin tierra, ninguna familia sin vivienda, ningún trabajador sin derechos, ninguna persona sin la dignidad que da el trabajo. 

Nos dirán extremistas y radicales, pero no somos extremistas o radicales, somos cristianos. (…)

Es hora de movilizarnos con todo (…) de seguir el llamado del Jesucristo que no es Rey, que no es rubio y europeo, ni se viste con seda, sino, al Jesucristo moreno y palestino, Obrero y Campesino hermano por el Don de la Carne que nos llama al servicio al Prójimo y a la Justicia Social.

Es hora de seguir el clamor y el grito de todos los pueblos por la liberación, hasta que todos sean libres.

Es hora de que todas y todos volvamos a participar y crear Juntas de Vecinos. Es hora de sindicalizarnos todas y todos. De salir a la calle, puerta por puerta, sin importar los insultos y ofensas, a hablar sobre; educación, vivienda, derechos laborales, derechos de la mujer, contra la discriminación y racismo.

Es hora de luchar en nuestras comunidades, ante todos los peligros que esto signifique, contra el alcoholismo, las drogas y los excesos que nos han impuesto para callar nuestras mentes y nuestra lucha.

Por los invernaderos comunes, las terapias comunitarias, los deportes comunales, las ollas comunes, la seguridad vecinal, el sindicalismo. Es hora de volver a construir todo el tejido social que perdimos y superar una vez por todo este sistema de hambre en que vivimos.

Como dijo Jesús, Lucas 1. 52-53: Derriba de su trono a los poderosos y exalta a  los humildes; colma de bienes a los hambrientos y despacha  a los ricos con las manos vacías.

Muchas Gracias, ¡Vivan los Trabajadores! (extracto discurso de Alonso Salinas).

Para ver el Manifiesto Clic Aquí: 

Descargar “Propuestas-para-un-MANIFIESTO-DEL-ENCUENTRO-1-1.docx” Propuestas-para-un-MANIFIESTO-DEL-ENCUENTRO-1-1.docx – Descargado 9 veces – 58 KB

Compartir esta Noticia:
OTRAS NOTICIAS